jueves, 24 de septiembre de 2009

Ay

Mi querido lugar de exilio, mi vaso de tomás collin, mi fuente de escupitajos, que sería de mi sin ti.

Después de la bombilla ellos hablan sus verdades, las tengo sobre mi. Es una bolsa de mandriles, un peso a la columna.

A veces soy como un río, donde navegan las solitarias canoas. Sin embargo, los remos, la dirección. Un lavabo de manos, una cepillada de dientes.

No me gusta que las cosas tengan un lugar, y queden ahí para siempre, eso es mentira.
Las hormigas no descansan los domingos, ni los martes.

Creo que es necesario que tengamos un punto en común, ¿quién ha borrado ese punto?. Del punto comienzan las líneas, creo que siempre nos hemos quedado en el punto. Me gustan las líneas, me gustan las balsas sin remos, me gusta el ultramar.

Me siento como un maní sin birra, como un pucho sin fuego.
Como un vodka sin hielo.

Seco, viejo, ardiente, vicioso, asqueroso y provocativo.

1 comentario:

emiliano dijo...

que seria de mi sin ti? no...
de alguien sin alguien...
muchas cosas hablan de esoo .. mucha musica mucha poesia..
tambien nosotros bebida argenta de por medio charlamos de lo lindo y lo seguiria haciendo y si las charlas y las fantasias se cumplieran MANDARIA A LA MIERDA A TODOS LOS PSICOLOGOS... vamos a cumplirlas y MANDARLOS A LA MIERDA JUNTOS!! te quieroo piluu te quieroo mucho gracias..